El informe anual de la organización ‘Reporteros Sin Fronteras’ indica que durante el 2020 al menos 50 periodistas perdieron la vida de manera violenta en el mundo. México sigue siendo el país más peligroso para ejercer la profesión.

La organización internacional ‘Reporteros Sin Fronteras’ (RSF) publicó su más reciente informe sobre asesinatos de periodistas durante el 2020, indicando que al menos 50 fueron abatidos en el periodo comprendido entre el 1 de enero y el 15 de diciembre.

Según el documento, México sigue ocupando el primer lugar de los países con más asesinatos de comunicadores en el mundo. Durante el año, ocho reporteros fueron abatidos allí, en un país considerado como el más peligroso para ejercer la profesión. El reporte destaca que la mayoría de los asesinatos ahora ocurre en países que no viven conflictos bélicos. El 68% (más de dos tercios) de las víctimas mortales son de países «en paz», sobre todo México (con ocho periodistas asesinados), India (cuatro), Filipinas (tres) y Honduras (tres).

El informe resalta que los crímenes en México van de la mano de la impunidad, algo que incluso hace la tarea de los periodistas mucho más peligrosa. Eso, lamenta RSF, se suma además a la atrocidad y alevosía con que algunos asesinatos fueran cometidos.

» Julio Valdivia Rodríguez, reportero del diario El Mundo, fue encontrado decapitado en el oriental estado de Veracruz. Así mismo, Víctor Fernando Álvarez Chávez, editor del sitio web de noticias local Punto x Punto Noticias, fue despedazado en Acapulco, en el occidental estado de Guerrero. Estos asesinatos, como muchos otros, siguen impunes», señaló RSF. De la misma forma, en días recientes, la Federación Internacional de Periodistas (FIP) publicó un informe sobre los principales retos de la profesión y examinó el número de muertes de este año de profesionales de la prensa que han sido asesinados por hacer su trabajo. Nuevamente México salió a relucir debido al incremento de crímenes en contra de comunicadores.

«La violencia del mundo sigue azotando a los periodistas. Cada vez sufren más ataques cuando investigan o informan de temas delicados, lo que se ha debilitado es el derecho a la información, que es un derecho a todos los seres humanos», dijo el secretario general de RSF, Christophe Deloire. RSF menciona además que Honduras es el segundo país latinoamericano donde los comunicadores corren un riesgo mayor y en donde la corrupción en los gobiernos y las policías son factores que incrementan el peligro para la profesión.

» Con al menos tres periodistas asesinados a tiros en 2020, Honduras, por segundo año consecutivo, es el segundo país más mortífero para los miembros de los medios de comunicación en las Américas. La última víctima fue Luis Almendares, un profesional independiente que criticó la corrupción local y la violencia policial. Al igual que los otros dos periodistas hondureños asesinados en 2020, fue baleado, sin respuesta de las autoridades y sin ninguna investigación seria», señaló el informe.

Según la Comisión Nacional de Derechos Humanos de Honduras (CONADEH), más del 91% de los asesinatos de periodistas en Honduras quedan impunes, una cifra que horroriza a las organizaciones internacionales.

RSF argumentó que cerca de veinte periodistas de investigación perdieron la vida por su trabajo este año. Diez de ellos estaban investigando casos de corrupción local, cuatro trabajaban sobre la mafia y el crimen organizado y tres sobre temas relacionados con el medioambiente.